LOS LIBERTADORES DE CAUTIVOS

No hay bien más preciado en este mundo que la vida, pero… ¿Qué vida merece ser vivida si carece de libertad? Es por ello, por ese deseo irrenunciable a ser libres,  por el que muchos hombres están dispuestos a perder la vida en aras de alcanzar la libertad. Antes de que el siglo XII apagaraSigue leyendo “LOS LIBERTADORES DE CAUTIVOS”

EL COMERCIO TRADICIONAL

No seré quien niegue que el progreso y un futuro prometedor son aspiraciones legítimas de una humanidad que ansía mejorar su calidad de vida y la de las generaciones venideras. Si en los seres humanos no imperara esa voluntad de progreso, seguiríamos viviendo en cuevas y cubiertos por pieles de animales para protegernos del frío.Sigue leyendo “EL COMERCIO TRADICIONAL”

UN DÍA DE FERIA

Era una tarde preciosa de abril y a mi mujer y a mí algo nos empujaba a encaminarnos hacia el parque González Hontoria, quizás pensando que los duendes que allí habitan nos llevarían a otros tiempos de jolgorio y bulería. En nuestra tierra, cuando llega mayo, la luz lo va inundando todo, el calor apareceSigue leyendo “UN DÍA DE FERIA”

LA ÚLTIMA ESPARTERÍA DE JEREZ

Donde la Por- Vera se ensancha, quizás buscando refugio y abrigo junto a  un lienzo de la vieja torre almohade, la última espartería de Jerez exhibe orgullosa sus razones para seguir viviendo.  Los gemelos Juan Luis y Manuel Becerra heredaron de su padre el amor por el esparto al que dedicó la mayor parte deSigue leyendo “LA ÚLTIMA ESPARTERÍA DE JEREZ”

ESTUDIANDO EN UNA BODEGA DE JEREZ

Las viejas bodegas jerezanas elevan bien alto sus vigas de madera desde los suelos de dorado Albero. De sus elevados ventanales cuelgan esteras de esparto que dejan entrar en la nave el aire fresco de la mañana y la protegen del abrasador sol del verano. En su sosegada penumbra, esas verdaderas obras de arte deSigue leyendo “ESTUDIANDO EN UNA BODEGA DE JEREZ”

ELLAS TAMBIÉN SON MUJERES

Amanece y regresan al convento, tras pasar la noche en vela junto a una anciana enferma, dos hermanas de la Cruz. Nacieron mujeres y renunciaron a la maternidad para ser madres de muchos desfavorecidos. Ayudan sin importarles a quién,  aun a sabiendas de ser muchas veces engañadas por gente que se aprovecha de su buenaSigue leyendo “ELLAS TAMBIÉN SON MUJERES”

LA SOLE

Aún no están puestas ni las calles cuando, en la de Doña Blanca, Sole ya está montando su puesto de tagarninas, esa planta herbácea que los científicos llaman  “Scolymus hispanicus” pero  que  solo las sabias y expertas manos de las abuelas de Jerez convierten en verdadero manjar cocinándolas  en sus cazuelas de barro. Solía acompañarSigue leyendo “LA SOLE”

ESTE NIÑO TIENE LOMBRICES

Aquella noche descubrí las maravillas de la medicina tradicional puesta en práctica por mis abuelas y que estaba basada en remedios ancestrales y en el moderno asesoramiento de D. José, mi viejo pediatra que ya rondaba los 90 años de edad.  Aunque ahora pueda resultar difícil creerlo, cuando era niño era más delgado que Olivia,Sigue leyendo “ESTE NIÑO TIENE LOMBRICES”

EL PELUQUERO DE OBISPOS

En este Jerez nuestro,  dormidas en la nostalgia del tiempo que se nos fue,  aún quedan en el recuerdo las imágenes de  aquellas viejas barberías de brocha, navaja y jabón, en las que mi amigo Pepe aprendió a abrirse camino en la vida. No era más que un niño cuando en una vieja barbería deSigue leyendo “EL PELUQUERO DE OBISPOS”

A DON JUAN DEL RIO MARTÍN

Querido D. Juan, Ahora que ya está en el cielo junto a mi abuelo, hijo de Ayamonte como usted, dígale de mi parte que lo quiero. Yo que no tuve la suerte de conocerlo, llevo esas gotas de sangre ayamontina que me lleva a la tierra de donde procedo.  Él encontró en Jerez su destinoSigue leyendo “A DON JUAN DEL RIO MARTÍN”