A MI PADRE

Quiso Dios que yo naciera un día de San José que, además, era Domingo de Ramos. Me llamaron Francisco por aquel abuelo al  que, desgraciadamente,  no pude  conocer y José por haber llegado al mundo en tan señalado día. Era demasiada tentación para mi padre poder bautizar a su primer hijo ante su Virgen delSigue leyendo «A MI PADRE»

EL ARMONIO CALLADO

Aquella tarde, en el viejo templo, reinaba un sepulcral silencio. El  vetusto y cansado armonio de San Mateo sólo se dejaba manejar por las manos de Agustín que, como buen amo que conoce a su criatura, le sacaba con infinita paciencia algunas notas provechosas para acompañar la misa de cada lunes. Quizás por ello, celosoSigue leyendo «EL ARMONIO CALLADO»

A DON JUAN DEL RIO MARTÍN

Querido D. Juan, Ahora que ya está en el cielo junto a mi abuelo, hijo de Ayamonte como usted, dígale de mi parte que lo quiero. Yo que no tuve la suerte de conocerlo, llevo esas gotas de sangre ayamontina que me lleva a la tierra de donde procedo.  Él encontró en Jerez su destinoSigue leyendo «A DON JUAN DEL RIO MARTÍN»