TERTULIAS A LA FRESQUITA

La mañana empezó fresquita pero saltó el Levante y llegó la “caló” muy malo para el cuerpo y peor para los ánimos. Al mediodía no había ni un alma por las calles y todos andaban refugiados en sus casas con las persianas echadas y las ventanas entreabiertas. En aquel barrio jerezano a mediados del sigloSigue leyendo “TERTULIAS A LA FRESQUITA”