UN DÍA DE FERIA

Era una tarde preciosa de abril y a mi mujer y a mí algo nos empujaba a encaminarnos hacia el parque González Hontoria, quizás pensando que los duendes que allí habitan nos llevarían a otros tiempos de jolgorio y bulería. En nuestra tierra, cuando llega mayo, la luz lo va inundando todo, el calor apareceSigue leyendo “UN DÍA DE FERIA”