LA GALLINA MATAHARI

Mi padre  en aquellos años  dirigía la oficina de la Caja de Ahorros de Jerez de Guadalcacín. Había sido maestro, secretario del ayuntamiento, librero y muchas más cosas en aquella entrañable pedanía jerezana. Guadalcacín era un pueblo de colonización en tierras de Caulina entre Jerez y el aeropuerto de la Parra que quedaba muy cerquitaSigue leyendo “LA GALLINA MATAHARI”