EN LA VIÑA DEL SEÑOR

PALABRAS DE ESPERANZA

EL DUEÑO DE LA VIÑA

Quizás penséis que soy un iluso visionario por ver símbolos que solo existen en mi imaginación. Pero muchas veces nos cegamos nosotros mismos los ojos del alma por no querer ver lo que siente nuestro corazón.
Este pasado fin de semana fue agotador; no en mi trabajo diario, del que me quejo más de lo necesario, sino por echar una inexperta mano en hacer la vendimia en una viña de la familia. Levantarse al alba para coger uva, llevarla en espuertas al caserío, molturarla y prensarla para acabar llenando las botas con el mosto hasta altas horas de la noche, fue realmente agotador… 
Me pregunté el primer día qué clase de descanso era ese que dice que cambiar de rutina descansa. Pero hincado de rodillas en la polvorienta albariza, las manos negras, los riñones rotos y el solano de las doce abrasando mi espalda sudorosa, me…

Ver la entrada original 165 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: