«EL MORORQUE»

(A mi hermana Beli, inseparable compañera de juegos) Cuando veo a tantos niños y jóvenes encerrados en sus cuartos,  ensimismados ante una pantalla de ordenador y con los nervios sueltos por los avatares de los videojuegos,  siento tristeza.  Quizás porque los de mi generación no conocimos estos avances de la ciencia o porque teníamos mejoresSigue leyendo ««EL MORORQUE»»