TULO

No sé por qué le pusimos ese nombre, aunque supongo que tendría algo que ver con una novela de Unamuno,  de lectura obligada en aquellos años de B.U.P.  En mi casa no había vallas,  ni cercas, tan solo setos por donde los animales entraban y salían a su antojo de la finca porque,  quizás,  unoSigue leyendo “TULO”