SANTOS INOCENTES HOY

Fue Herodes el Grande quien,  cegado por su terrenal pero pasajera grandeza, ordenó la matanza de los inocentes para asegurarse que un indefenso niño no le usurpara el trono.  Herodes no consiguió acabar con ese niño que, a la postre, no le iba a usurpar su estúpido y volátil trono porque  el reino  que realmente anunciaba el recien nacido no era de este mundo. Herodes murió poco después y su hijo,  Herodes Antipas, pudo ver que cómo el reino de lo pasajero acaba sucumbiendo ante el de Aquel del que se burló.

Estos días hacemos bromas, inocentadas, nos reímos de los demás…. Una vez más, no sabemos el origen de las cosas, de las tradiciones, de las fiestas que llenan el calendario pero que tienen un origen cristiano. Y nada es por casualidad porque interpela nuestra conciencia como seres humanos.

¿Cuántas veces, dos mil años después, nos empeñamos en perder horas de sueño y vida, tratando de ser grandes por unos instantes ante la inmensidad del tiempo?

¿Cuántas veces nos sentimos poderosos  o superiores a los demás por tener más dinero o  mejor posición social?

¿Cuántas veces hacemos de Herodes, eliminando de nuestras vidas a aquellas personas que creemos pueden hacernos sombra en nuestros proyectos o ambiciones?

¿Cuántas veces hacemos de nuestro trabajo un modelo de prestigio social y no una forma de vivir y de servir a los demás?

Al final, siendo tan insignificantes como somos en el universo infinito, acabaremos como Herodes, famoso, no por su grandeza, sino por haber sido el pobre envidioso que trató de acabar con el poder supremo de Dios.  Un Dios que demostró su poder  haciéndose pequeño, indefenso, insignificante pero a la vez inconmensurable para este mundo.

Es la humildad y el reconocimiento de nuestras limitaciones humanas las que nos deben guiar en nuestro peregrinar por este mundo.  Podrán caer muchos inocentes y muchos indefensos víctimas de las ambiciones de los hombres.  Podrán sufrir muchas personas las consecuencias del poder y de las injusticias para que los Herodes de hoy en día se sientan reyes de un reino pasajero y  fugaz pues estarán sus huellas hasta que la marea del tiempo las borre para siempre.

Quedará el mar de Dios. El mar del universo infinito. El mar de los inocentes y de los que dieron testimonio de la verdad.

Quedará Dios y los que crean en Él.

Paco Zurita

Festividad de los Santos Inocentes 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: