YO NO ME CALLO

La vergonzosa actitud de algunos dirigentes políticos que, siendo minoría en este país, están demostrando hacia el Rey de España, ante la pasividad de quienes tienen que defender el Estado de Derecho al que han jurado lealtad, está llegando a límites que hacen reventar las vesículas biliares de los que aún tenemos dignidad.

Esta España nuestra, que tantos sacrificios ha padecido en el pasado y que se dio una nueva oportunidad con la Constitución del 78 y con la  ejemplar transición democrática, no puede permitir que unos advenedizos que apenas representan el 10 % de los españoles, pongan en riesgo todo lo conseguido, colándonos una nueva transición por la puerta de atrás.

Basta con ver quiénes aplauden estas viles actitudes para darnos cuenta de sus verdaderas intenciones,  que disfrazan sagazmente de falsas promesas de bienestar futuro y supuesta libertad.

Mi libertad y la de muchos españoles que piensan como yo, se ve socavada y traicionada, por aquellos responsables políticos que no cumplen con sus obligaciones constitucionales y no hacen respetar el Estado de Derecho en aras de intereses partidistas y personales.

El Rey es obstáculo y piedra en el zapato para todos esos visionarios e insensatos que quieren llevar a España a una Arcadia feliz en la que la mayor parte de los ciudadanos pasarán necesidades y sólo sus dirigentes tendrán derecho a mansiones y banquetes como, desgraciadamente, ya estamos viendo.

Los insensatos son todos aquellos que se escudan en banderas separatistas para aumentar sus ansias de poder, en ocupaciones de casas ganadas honradamente por gente trabajadora, en hacer creer a muchos ilusos que la igualdad consiste en destrozar el lenguaje,  en reservarse el derecho de lo políticamente correcto y moralmente admisible, mientras ellos no predican con el ejemplo.   Los traidores del pueblo español son todos aquellos que lo consienten, aplauden o callan…

Que tenemos al Rey mejor preparado de la historia no lo dudan ni ellos mismos y,  precisamente por eso, estorba para sus verdaderos planes. Ese último baluarte de todo lo que nos hemos dado los españoles tras superar décadas de confrontación, es nuestro monarca, es nuestra Constitución y es nuestro Estado de Derecho.

Ya no es el Rey; somos nosotros los que nos jugamos la estabilidad, la democracia, nuestro país y la vida que conocemos….. y, por eso, yo no  me callo.

Francisco José Zurita Martín

Septiembre 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: